Cuando llega octubre palpita Sunchales

Así acertadamente lo pregona el estribillo de la canción y la marcha que identifica a esta Fiesta que convoca a más de 5.000 niños argentinos y de naciones aledañas, en la cual el fútbol es la excusa y la amistad el objetivo. Surgió de la férrea decisión de superar el dolor y apoyar el siempre vigente milagro de la vida. Nació humilde, casi en silencio, allá por 1985. Brotó espontánea desde el fondo mismo de los sentimientos, ya que pretendía ser homenaje y llama viva de recuerdo hacia ese chico –futbolista del Club Atlético Unión de Sunchales- que inesperadamente la tragedia, había convertido en estrella. Tuvo como válidos y resueltos hacedores a un grupo de padres de los pibes que habían sido compañeros del pequeño que ya no estaba, quienes en el adecuado continente del club cuya divisa deportivamente defendían, pusieron en marcha un torneo de fútbol infantil, con el objetivo de que se transformara en la convocatoria ineludible para quienes –a través de la magia que despierta el rodar de una pelota- pudieran crecer y convertirse en sinónimo y ejemplo de una niñez sana de cuerpo y alma.

Como no podía ser de otra manera llevó el nombre del chiquilín ausente: “Gustavo José D'Antoni”.Era el 12 de octubre de 1985 y a sólo dos meses de la tragedia se ponía en marcha una ilusión. Desde el comienzo tuvo carácter interprovincial, ya que si bien participaron sólo 6 instituciones –representadas por equipos de las categorías: '75/'76,'77,'78 y '79/'80- las mismas provenían de las provincias de Entre Ríos y Santa Fe. Ni el más optimista o ambicioso de los organizadores o simpatizantes de la entidad sunchalense identificada con los colores verde y blanco se animó a predecir que esta realización alcanzaría la magnitud que actualmente tiene.

El más federal de los torneos

A medida que fueron concretándose las ediciones, otros unionistas se sumaron a esta propuesta y así, con el paso del tiempo, centenares de personas, que desde marzo a octubre y desempeñando distintos roles, trabajan cada año desinteresada y anónimamente para hacer realidad el más federal de los torneos, pues en el mismo participan niños de todas las provincias argentinas y de países vecinos, conformando un crisol de razas, costumbres, tonadas y vivencias. Las dos primeras ediciones se llevaron a cabo en una sola jornada pero ya en 1.987 - debido al notable incremento en el número de participantes - fueron necesarios tres días para su disputa. En el ´91 se utilizaron 4 y en el ´92, con la presencia de 2000 niños, comenzó a jugarse durante 5 jornadas, tal como continúa actualmente. Excepto en el año 2002 que se llevó a cabo en el mes de diciembre -debido a una circunstancia especial.- octubre siempre fue el mes elegido para la concreción de este particular torneo que se convirtió por méritos propios en un verdadero fenómeno socio-cultural y deportivo, con el cual y más allá de divisas y simpatías se identificó toda la ciudad, ya que los niños visitantes son alojados en hogares sunchalenses, escuelas, centros vecinales, entidades de todo tipo y últimamente también en hogares de localidades vecinas que comparten y sienten como propia a esta Fiesta.

Reconocida a nivel nacional

El crecimiento del torneo –que hasta 1.991 llevó el nombre de “Gustavo José D`Antoni y a partir del '92 pasó a ser denominado “Club Atlético Unión”- no sólo fue permanente sino fundamentalmente armónico en todos los aspectos, tanto en lo que respecta a cantidad de equipos e instituciones participantes, como también en lo que atañe a toda la infraestructura que Unión de Sunchales ofrece al visitante: un amplio camping con todas las comodidades, shopping, centro de cómputos e informaciones, teléfonos, duchas, vestuarios, asistencia médica, visitas guiadas, feria artesanal, juegos infantiles, espectáculos, conferencias y la presencia de figuras de relieve nacional e internacional, ya sea del ambiente artístico como deportivo. Todo esto hizo que merecidamente el torneo fuera declarado por la Secretaría de Turismo de la Nación –mediante Resolución Nº 079 emitida el 29/09/95- como Capital Nacional del Fútbol Infantil. A la vez, mediante Decreto Nº 2686/03, el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, declaró a Sunchales como Capital Provincial del Fútbol Infantil, en reconocimiento a todo lo que brindan los habitantes de esta ciudad en pos de que se concreten objetivos valiosos orientados al mejor desarrollo psicofísico del ser humano.

La fiesta de todos

La Fiesta es de todos, de propios y extraños, de chicos y grandes, y de los que en cada edición llegaron a compartirla como: Soledad, Los Nocheros, Facundo Toro, Piñón Fijo, Ignacio Coppani, La Guardia del Mar, los Paracaidistas del C.E.P.A.C. y –entre otros-La Banda Tacuarí del Regimiento 1° de Patricios. En tanto, en lo estrictamente vinculado con el deporte estuvieron: Enrique “Quique” Wolf, Seleccionado Argentino Sub 15 con Fillol, Tocalli y Carlos Tévez, Javier Castrilli, Carlos Bilardo, el árbitro Sergio Pezzotta, Angel Sánchez, Adolfo Pedernera, Fernando Niembro, los integrantes de las Selecciones Campeones Mundiales `78 y `86 quienes disputaron el encuentro inaugural de la edición número veinte, el actual Pte. De River Sr. José María Aguilar, Diego Degano –por citar algunos- y las miles de personas anónimas que en cada octubre llegan a Sunchales porque saben que aquí se concreta una Fiesta hecha para y con los niños.

La mujer, que siempre tuvo un especial protagonismo en esta realización, no podía dejar de ser el símbolo de la misma. Es por ello que desde 1.997 es electa –entre las representantes de todas las instituciones participantes- y coronada la Reina Nacional del Fútbol Infantil. Inauguró la nómina de distinguidas con tal honor la sunchalense Carolina Kañevsky. Asimismo y desde el 2003, se pusieron en marcha las Redes Socio-educativas, de las cuales participan las Escuelas de nuestra ciudad de nivel EGB. Estas ceden sus instalaciones para que en ella se alojen las delegaciones. A la vez sus alumnos intervienen en distintas actividades alusivas que como eje de trabajo tienen la geografía, la historia, las costumbres y todo lo relacionado con los lugares de origen de los niños que nos visitan. Las tareas son desarrolladas por los alumnos antes, durante y después de la Fiesta. De esta manera se alcanzan objetivos comunes y de gran importancia para cada una de las partes integrantes de estas Redes. Esta conjunción de esfuerzos, metas y deseos de lograr mayor trascendencia y excelencia, para algo que como factor aglutinante tiene el auténtico amor por los niños, hace que un club, una Fiesta, y una ciudad sean el epicentro del país -durante 5 jornadas- en lo que al fútbol infantil respecta, demostrándole a todos que cuanto las propuestas son válidas, los frutos siempre se alcanzan.